Chichén Itzá, el paraíso arquitectónico maya

¿Visitarás México? En ese caso, te recomendamos prestarle atención a este posteo: reseñamos un sitio mágico, Chichén Itzá. Además de magia, en Chichén Itzá encontrarás mucha historia. Por lo pronto, te recomendamos los paquetes que se ofrecen este sitio.

 

Datos generales sobre Chichén Itzá

Chichen Itzá se ubica en el norte de la península de Yucatán, dentro del municipio de Tinum.

Se trata, en pocas palabras, de uno de los principales sitios arqueológicos de México, donde la civilización maya pervive calladamente. Y en conjunto, las ruinas de Chichén Itzá constituyen un legado cultural sin igual.

Hoy en día, se sabe que esta zona representaba un centro ceremonial del período clásico, que corresponde a los siglos V y X.

A la gran vitalidad de esta época pertenecen algunos de los edificios que hoy se conservan y se pueden visitar, tales como el templo de los Tres Dinteles o el recinto de las Monjas.

Sea como fuera, los edificios más emblemáticos son posteriores, de cuando los toltecas, un pueblo Náhuatl, ocuparon la zona, entre el siglo X y XII.

 

La síntesis más completa de las culturas maya y tolteca se manifiesta en tres grandes edificios: la pirámide escalonada llamada El Castillo, El Caracol y el Templo de los Guerreros. Los describiremos, pero primero, unos datos históricos más.

Conquista española de Chichén Itzá

La población original de estas tierras comenzó a agruparse en el siglo V. En 1527, cuando los primeros conquistadores españoles llegaron al Yucatán, lo que había sido una deslumbrante cultura ya eran unas cuantas ciudades desperdigadas y sin conexión entre sí.

La conquista de esta parte de la península de Yucatán aconteció durante la primera campaña, entre 1527 y 1529.

 

El Castillo de Kukulkán

Este edificio se conoce como templo, pirámide o castillo de Kukulkán. La nomenclatura de “castillo” viene de la búsqueda de similitud que hicieron los conquistadores españoles cuando conocieron el edificio, y pasaron a llamarlo de ese modo.

Esta es, probablemente, la construcción más emblemática de Chichén Itzá y la más popular. Su construcción data del siglo XII.

Kukulkán, en maya, ‘serpiente emplumada’, es una de las divinidades más importantes de esta cultura. Se la relacionaba con el viento, con el agua y con Venus. Se puede ver una representación suya a los costados de cada escalinata.

 

 

Su diseño se destaca por una forma geométrica piramidal. Tiene nueve niveles o basamentos, cuatro fachadas principales de un largo de planta de 55 metros cada una, y cada una, a su vez, cuenta con una escalinata central. La parte superior, por su parte, está rematada por un templete.

La disposición de la planta de la pirámide permite que se puedan observar variados fenómenos de luz y de sombra, los cuales se producen en su propio cuerpo durante los solsticios y los equinoccios.

Su estructura evidencia los conocimientos de los mayas sobre matemáticas, astronomía, geometría y acústica. Su simetría representa el calendario maya: 18 cuerpos, que equivalen a los meses (18 meses de 20 días cada uno) y 365 peldaños, que equivalen a los 365 días.

En 1988, la UNESCO declaró a esta construcción Patrimonio de la Humanidad. Posteriormente, se la declaró como una de las Maravillas del Mundo Moderno.

 

El Caracol

Se trata de un presunto observatorio astronómico, cuya construcción data del siglo X, según algunas fuentes, del año 906. Este momento corresponde al período clásico de la cultura mesoamericana, según la cronología europea con la cual se la estudia.

El nombre proviene de una escalera en espiral que tiene el edificio en su interior. Otro nombre es el de Observatorio.

Es una construcción redonda situada sobre dos plataformas rectangulares con diferente orientación. Se cree que gracias a esta forma, puede servir para realizar estudios astronómicos.

Sus torres redondas son bastante excepcionales de acuerdo con los patrones constructivos mayos. Aunque existen otros pocos ejemplos, estas son las más majestuosas.

 

Templo de los Guerreros

Esta construcción corresponde al siglo XIII. Y en su arquitectura se nota la fusión de elementos típicamente mayas con una impronta tolteca.

Tiene una dimensión menor que el templo principal, el de Kukulkán. Sus lados son de 40 metros de largo y cuenta con una estructura escalonada de cuatro cuerpos.

 

Características arquitectónicas generales del conjunto de Chichén Itzá

Las construcciones del conjunto de Chichén Itzá manifiestan un gran número de elementos arquitectónicos e iconográficos que algunos historiadores han querido llamar mexicanizados. No obstante, tengamos presente que México es un país resultado de infinitas circunstancias posteriores.

En concreto, se nota una visible la influencia de las culturas provenientes del actual altiplano mexicano, y la mezcla con el estilo Puuc, proveniente de la zona alta de la península, y la arquitectura maya clásica.

 

Esa variedad de influencias es el resultado de la inmigración masiva que movilizó a varios pueblos del altiplano como consecuencia de la conquista de la ciudad maya a manos de los toltecas.

Los pueblos toltecas

Según la tradición, los toltecas provienen de Los toltecas inician su peregrinación desde un sitio que llaman Huehuetlapallan, un país mítico del reino de la antigua Tollan, en el 511 d. C. Hoy en día, los antropólogos e historiadores no llegan a acuerdo sobre dónde se ubicaba esta ciudad.

Finalmente, alcanzaron su esplendor durante el período que va de los años 900 a 1200, cuando conquistaron a los mayas.

Con respecto al modo de la conquista, no se sabe a ciencia cierta cómo se llevó a cabo, ya que no existen fuentes que demuestren que alguno de los dos pueblos tenía desarrollo militar.

Los toltecas impusieron cambios notables en cuanto a las normas arquitectónicas que existían en Mesoamérica en el siglo IX. Uno de estos cambios es el empleo de esculturas antropomorfas, que sostenían, mediante su cabeza, los techos de habitaciones.

Sus casas estaban construidas con piedra, tierra y adobe. Y urbanísticamente estaban organizados en tres tipos: el grupo de casas, las unidades residenciales y las residencias palaciegas.

 

En resumen, quisimos dejarte algunas líneas sobre la singular historia de Chichén Itzá para que puedas disfrutar de su esplendor al máximo. ¡Buen viaje!