Los refranes no se equivocan

Si hay algo que dura y dura a través de los años son los refranes. Desde nuestra niñez hasta nuestra edad adulta hemos crecido escuchando de los ancianos y los que no lo son tanto, refranes que tiene que ver con el tiempo, con la salud y con los alimentos entre otros, todos conocemos refranes que van pasando generación tras generación y que sin saberlo ni pretenderlo también forman parte de nuestro vocabulario y que acabamos empleando en un momento u otro de nuestra vida, porque quien no ha dicho en alguna ocasión algo como no es oro todo lo que reluce, o a caballo regalado no se le mira el diente o el tan famoso en estas fechas de hasta el cuarenta de mayo no te quites el sayo…y así podríamos enumerar cientos y cientos de refranes que podemos introducir en nuestra vida cotidiana.

Hace poco descubrí la pagina web http://www.refranesysusignificado.net/ en la que puedes encontrar todos los refranes del refranero español, a mí personalmente me gusta echarles un vistazo de vez en cuando, ya que algunos me gustan, otros me sorprenden y  algunos me sacan una sonrisa porque no hay nada más cierto como un refrán dicho en el momento adecuado.

Leyendo algunas de estas frases piensas en quien y porque habrá dicho eso e algún momento de su vida y que fue tan trascendental que aun pasando los años seguimos repitiendo las mismas palabras que aquella persona dijo.

Y es que los refranes que tienen que ver con el tiempo por ejemplo, están documentados en la historia, cuando en marzo mayea en mayo marcea o el bien conocido en abril aguas mil, estos refranes no están dicho al azar, supongo que tras varios años en los que en marzo tuvieron unas muy buenas temperaturas y en ese mismo año en mayo no fueron las adecuadas, tuvieron a bien inventar una frase con una lógica aplastante el año que ocurre ese fenómeno, y si en abril como término medio hay mas días de lluvia que secos pues obtuvieron el dicho popular de las aguas mil. Y estos son los más populares y más conocidos por todos pero existen algunos súper interesantes y dignos de leer y de recapacitar sobre la verdad que esconden. Yo los utilizo habitualmente en mí día a día, a mis hijos siempre les digo el que guarda siempre tiene para enseñarlos a que ahorren.