Pasajes de avión para realizar un viaje literario por Alemania

¿Pasajes de avión a Alemania? ¡Estupendo! Vas a tener ocasión de conocer ese destino único en el mundo, punto de partida del famoso relato de Bernhard Schlink El lector. Ahora bien, en principio, para chequear lista de precios de pasajes de avión, te remitimos a este sitio.

Pasajes de avión baratos

¿Cómo conseguir pasajes de avión a Alemania al mejor precio? He aquí la pregunta del millón.

Si bien esa es la pregunta que motiva esta nota, lo cierto es que no existe una respuesta definitiva.

Lo único que se puede hacer al respecto es investigar y comparar y comparar y comparar. Solo así se cuenta con la información necesaria para encontrar el vuelo más económico.

Ahora bien, dicho esto, nos enfocaremos en hablar sobre un relato mágico, clave en la obra de Bernhard Schlink y en la historia de la literatura contemporánea.

Si vas a viajar a Alemania, este librito sería tu acompañante ideal. ¡Seguí leyendo!

 

Pasajes de avión, una excusa perfecta para leer

El lector, de Bernhard Schlink, es un relato sobre la memoria. El recuerdo de los momentos de la relación amorosa de los protagonistas es atravesada por la historia de la nación alemana durante la Segunda Guerra Mundial, en especial, con los sucesos del Holocausto y los campos de concentración.

 

La construcción de los personajes permite identificar al joven Michael Berg con la generación de personas que nacieron bastante después de la Alemania del Nacional Socialismo. En cambio, Hanna Schmitz encarna a la vieja Alemania y carga con la culpa de los crímenes del pasado, dado que esta mujer participó en las tareas de las SS como guardia de prisioneras judías en los campos de concentración.

Cuando la relación amorosa finaliza por el alejamiento de Hanna, Michael intenta olvidarla, pero queda atascado en los recuerdo y siente culpa porque la ha negado y ocultado. Solo al final de la novela, Michael puede verbalizar todas sus experiencias con Hanna, cuando se encuentra con la hija de la sobreviviente de la masacre de prisioneras por la cual fue juzgada y condenada Hanna como colaboradora de las SS.

os amantes se reencuentran durante el juicio, donde ella es la enjuiciada, y él, un estudiante de leyes. Ella es condenada por delitos de guerra a cadena perpetua. Así Michael descubre que aquella mujer que amó era una asesina y se debate entre la culpa de amarla y la culpa de negarla, pero de ninguna manera puede olvidarla.

Los personajes de Michael y Hanna en El lector están atados mediante un vínculo que atraviesa el resto de sus vidas. Al principio creemos que es Michael el prisionero del recuerdo de la relación con Hanna, pero al transcurrir el relato, sabremos que tanto Michael como Hanna están en una misma sintonía de memoria.

 

El vehículo del recuerdo son las imágenes. Cuando decimos imágenes nos referimos a todas aquellas maneras que tienen los órganos sensoriales de captar sensaciones y dejar una marca en el cerebro que pueda ser activada mediante un estímulo y despertar a  la memoria.

Habrá  olores, sabores, movimientos y gestos constituyendo esas imágenes, los tópicos fosilizados, como llamará  Michael a las pocas imágenes conocidas por el público de los campos de concentración registradas en las fotografías que tomaron los aliados de Auschwitz y Bergen-Belsen.

Cada una de las tres partes de la novela corresponde a una etapa de la historia de la relación con Hanna, las diferentes imágenes componen y descomponen situaciones que Michel maneja como si se tratase de fotografías acomodadas en una caja de recuerdos.

En la primera parte, el adolescente y la joven mujer mantienen una fogosa relación sentimental-sexual. A partir de allí, Michael construye el retrato de la mujer idealizada que buscará, sin éxito, durante toda su vida.

La segunda parte está centrada en el juicio a Hanna por los delitos que comete durante sus servicios en las SS. Son imágenes de una Hanna más adulta y distante que desconcierta a Michael, crea una serie de planteos sobre su propio sistema de valores como parte del pueblo alemán, aunque de la generación de los nacidos ya finalizada la Guerra.

 

Acá las imágenes del recuerdo de Hanna aparecen ligadas al fracaso matrimonial de Michael y Gertrud. El permanente deseo de las sensaciones despertadas por Hanna lleva a Michael a entender por qué nunca logró satisfacción con otras mujeres. Él sufre con esos recuerdos de su adolescencia que no le permiten crecer y realizarse como hombre.

En la tercera parte, tiene lugar el reencuentro cara a cara con Hanna. Tras haber cumplido dieciocho años de prisión se le concedió el indulto. Como único contacto la Directora del penal solicita ayuda a Michael para ubicar a Hanna cuando salga de prisión.

Por supuesto que el tiempo transcurrido modificó la apariencia de ambos personajes, quienes emocionados se encuentran en el jardín del penal. Tras unas miradas, se reconocen en aquellos rostros tocados por el paso de los años. Pero Michael no sintió tanto el impacto visual por la apariencia de Hanna anciana, sino por otras sensaciones: el olor que esperaba sentir en aquella mujer. Tenía aspecto de vieja y olía como vieja.

El día de su liberación, al amanecer, Hanna se suicida. Aparentemente el peso de la nueva vida en libertad fue demasiado para esta mujer que también estaba anclada en el pasado, aferrada a los recuerdo que se manifiesta por la relación que mantiene con Michael, las imágenes contenidas en los poemas y en la fotos que guardaba en su celda y mediante las cartas y las cinta con las lecturas grabadas, recreando el modelo de relación que ambos mantuvieron hace tantos años. Otra vez el juego de las imágenes superpuestas por Michael, superpone pasado y presente.

Un libro fundamental para conocer la Alemania contemporánea

El manejo de las imágenes como fotos que se sacan de una caja de recuerdos, cumple en El lector una importante función estructural porque arma una red semántica que al modo de nodos, interrelacionan partes del relato y vinculan diferentes momentos de la historia integrando en un todo el tema de la memoria y el peso que ejerce el recuerdo en las vidas de los protagonista.

Como se habrá podido ver en lo que comentamos, esta obra es clave para entender la relación actual de la sociedad alemana con su pasado. En ese sentido, este librito puede ser el acompañante perfecto para viajar por Alemania.