Prepara a tus hijos para la mudanza de casa

Cuando tomamos la decisión de mudarnos de casa y tenemos hijos, probablemente puede ser un poco más complicada la situación. Los niños siempre están mucho más a gustos en un ambiente conocido, un entorno de rutina donde se han acostumbrado a diversas tareas.

Cambiar de casa y de lugar puede traer consigo muchos retos para ellos, cambios físicos y psicológicos de los cuales debemos estar muy pendientes.

Incluso hay niños que presentan fiebre y malestar general en el proceso de la mudanza, esto como síntomas de que probablemente no estén a gusto o sienten nostalgia al cambiar su entorno natural.

Sea cual sea la razón de la mudanza, los niños no cuentan con la madurez para aceptar las razones ante tal situación, por lo cual se debe ser paciente y comprender el proceso por el cual están pasando.

Así que es completamente normal que estén tristes, no quieran comer o jugar. Recuerde que está dejando sus amigos, y el entorno general en que se había adaptado.

Por eso hemos traído algunas recomendaciones para hacer una mudanza con niños.

Converse con ellos: lo primero que deberá hacer es hablar con ellos, es muy importante tomar algunos minutos para dedicarle a los más pequeños ante esta decisión. Explíquele las razones de la mudanza de forma que puedan entenderlo.

Recuerde que son niños, así que es importante que busque la mejor manera para que sea fácil de entender para ellos. Si las edades son diferentes, trate de adaptar la conversación de forma que se sencilla y clara para todos.

Haga juegos mientras empaca: mientras se está empacando las cosas para la mudanza puede hacer algunos juegos con los pequeños, inclúyalo en las tareas de la mudanza para que se sientan un poco animados.

Diviértase con ellos mientras empaca, de esta forma conseguirán sentirse un poco más relajados y la idea será más animada.

Recree su nueva habitación: una vez que llegue al nuevo hogar, decórele la nueva habitación, con sus superhéroes. Princesas, o personajes animados favoritos. De esta forma ellos conseguirán sentirse mucho más familiarizados con el nuevo lugar.

Haga planes para que conozcan el lugar: explore los lugares más cercanos con ellos, llévelos al parque, a manejar bici por las tardes. A visitar el centro comercial más cercano.

De esta forma comenzarán a tomarle cariño al lugar y su adaptación será mucho más rápida.