¿Qué es un hotel gastronómico?

Ya hay un hotel gastronómico en Málaga, pero ¿a qué se llama hotel gastronómico? Más significativo aún ¿qué lo caracteriza?

Presta atención para que lo descubras.

¿Qué es un hotel gastronómico?

Sabemos que un hotel no es otra cosa que un establecimiento turístico donde sus dependencias están dispuestas para la entrada y alojamiento de cierta cantidad de personas.

En la medida de que dicha entrada y alojamiento se llene de lujos no sólo subirá el precio, sino la categoría del mismo. De hecho, esto es lo que hace que los hoteles sean clasificados entre una y cinco estrellas.

Ahora bien, los hoteles gastronómicos son aquellos que tienen cierta categoría y prestigio entorno a la preparación de platillos internacionales y nacionales; es decir, aquel hotel que cuente con un restaurante de categoría (posiblemente premiado).

¿Qué caracteriza a los hoteles gastronómicos?

Para poder llamar a cualquier hotel uno gastronómico, su cocina debe cumplir por la medida mínima con los siguientes requisitos.

  • Debe contar con un servicio de catas y de gustaciones; además, este servicio debería estar activo por lo menos una vez cada tres meses y debería poder ser pedido por un cliente en cualquier momento del año.
  • Su menú debe variar y siempre estar completo, de forma que un cliente ordene y pueda pedir cualquier parte de la carta. A esto se le conoce como “menús temáticos” cuya prioridad debe caducar cada tres meses.
  • Un sistema de almacenamiento y conservación de alimentos de alto nivel, al igual que de bebidas.
  • Un sumiller, o como se le conoce mejor: el responsable del servicio del vino que esté certificado por la Unión de Asociaciones de Sumilleres de cada país.
  • La oferta gastronómica que se ofrece debe ser con una carta de mínimo cinco platos representativos de la comida local que incluya 3 vinos regionales.
  • La carta de menús que se ofrecerán debe estar en el idioma local, en inglés y en un tercer idioma.
  • El personal que está dentro del hotel debe manejar todos los idiomas, por lo menos con conocimientos básicos, para poder brindar una atención turística adecuada.
  • El jefe de cocina suele ser alguien premiado, con años de experiencia y con diversas publicaciones en revistas gastronómicas.
  • El hotel debe ofrecer una zona propia de aparcamiento y éste debe ser equivalente a un tercio de las plazas que haya en el comedor del hotel.

Ahora que ya sabes qué caracteriza a un hotel gastronómico ¿qué estás esperando? Visita el que ya está en Málaga ¡y vive una experiencia única!